ENFOQUE PEDAGÓGICO

El enfoque conceptual, lleva al estudiante más allá del conocimiento científico e intelectual, se propone desarrollar esa inteligencia emocional y hacer de los alumnos personas más capaces a la hora de enfrentar la realidad social y el mundo que los rodea.

Su objetivo es, en definitiva promover el pensamiento, las habilidades y los valores en sus educandos, diferenciando a sus alumnos según el tipo de pensamiento por el cual atraviesan (y su edad mental), y actuando de manera consecuente con esto, garantizando además que aprehendan los conceptos básicos de las ciencias y las relaciones entre ellos.

Este enfoque goza de tres fases:

FASE AFECTIVA:

En la fase afectiva se propone despertar en el estudiante la curiosidad, es decir, el interés, el sentido mostrándole al mismo que se beneficia de lo que está realizando y aprendiendo y por último los logros que ha alcanzado con estos nuevos conocimientos que ha adquirido.

FASE COGNITIVA:

La fase cognitiva garantiza el acceso a la información, la comprensión del conocimiento, dándole una explicación de la realidad y la esquematiza, avala la comprensión y que el niño la asimile. Es decir es importante que el niño comprenda realmente los contenidos que se le están mostrando y los aplique en su contexto.

FASE EXPRESIVA:

La fase expresiva el estudiante aplicara lo aprendido y lo dominara, realizando un proceso de autoconciencia, siguiendo unos pasos como son: el procedimiento, conciencia operacional, simulación y ejercitación.

El enfoque en definitiva pretende: